De Porteros de Discoteca y Agresiones…

14 12 2010

Entre los jóvenes de Pontevedra hay una noticia que hoy mismo ha corrido como la pólvora por todo tipo de redes sociales y periódicos locales. Se trata de la agresión sufrida por un joven pontevedrés sobre las 5 de la mañana del pasado domingo a cargo de uno de los gorilas, nunca mejor dicho, que custodian la entrada de la discoteca “Carabás”.

Resulta que cuando este joven, como tantos y tantos otros pontevedreses, intentó entrar en la susodicha discoteca y uno de los porteros, ahora también llamados “controladores de acceso”, le impidió la entrada alegando que el calzado que llevaba el joven no era el adecuado para entrar en el local. Hasta ahí todo bien. Sin embargo, al joven no le pareció del todo bien, por lo que preguntó a los porteros la razón por la cual otros jóvenes sí estaban entrando en el local con un calzado similar al suyo, el cual no había sido aceptado anteriormente. El joven entonces sacó su teléfono móvil y comenzó a grabar cómo otras personas accedían a la discoteca con un calzado parecido al suyo. Tras una pequeña discusión sobre si en la grabación podían o no podían salir las caras de los “controladores de acceso” uno de estos respondió con una agresión en forma de bofetada al joven causándole una fractura en la mandíbula y la rotura de una muela. Tras dicho suceso no pudo suceder otra cosa que la aparición de la policía para tomar nota de lo allí ocurrido y llamar a una ambulancia para trasladar al joven al hospital de Montecelo, desde donde fue trasladado a Povisa en Vigo.

El caso es que esta no es la primera vez que ocurre algo similar en Pontevedra, incluso ni en esta discoteca, aunque también hay que decir que hace tiempo que no sucedía nada tan deleznable como el hecho anteriormente relatado. Si no me falla la memoria incluso escribí algo sobre la última vez que sucedió una agresión de este tipo en Pontevedra.

Desde hace ya muchos años no soy cliente de Carabás. La razón la puedo justificar con cosas como esta. Recuerdo mis años de colegio e instituto, cuando todavía acudía a este local. Los chavales éramos tratados como ganado. Cuantas y cuantas veces hicimos cola aunque era algo mas parecido a una montonera para a veces llegar a la entrada y el tipo que ejercía de portero te dijese alguna sobrada y te mandase para casa de nuevo. Soy asiduo de muchos pubs con controlador de acceso, incluso soy amigo personal de alguno de estos. El trato que se le pide no es mucho más que un poco de educación, un saludo y si puede que te abra la puerta. Pero es que hay que distinguir entre gente que sabe de qué va esto y personajes que por ser porteros se creen que manejan todo el cotarro. La verdad es que entre los porteros de esta discoteca siempre me ha dado la impresión de que hay más de estos últimos que de los verdaderos controladores de acceso.

Anuncios




Cerrando Bares y No Serán los Últimos…

6 03 2009

Si hace un par de días comentábamos el cierre temporal por parte del concello del local ocupado por la nueva franquicia de Burger King, o incluso hace menos de un mes hablábamos del cierre de los locales Río Latino y Lusco Fusco, este ya reabierto de nuevo, tenemos que hablar hoy de dos nuevos cierres de locales llevados a cabo esta semana.

Se tratan de 2 locales con una gran trayectoria en la noche pontevedresa. Concretamente son el Pub Garden, situado en la plaza de la Castaña, en el barrio de Santa Clara y el pub Morocco, situado en las galerías de la calle Benito Corbal situadas en frente del antiguo Cine Victoria.

Con respecto al primero de los locales, el Garden, fue precintado por la policía local por enésima vez, según el concello, debido a la rotura del precinto que se encontraba bloqueando el acceso al local. Este hecho produce la inmediata transmisión del caso al juzgado, quien tomará las procedentes medidas sobre los dueños del local.

Por otra parte, el concello también procedió a la denegación de la licencia al pub Morocco durante los próximos 6 meses debido a los reiterados incumplimientos que el local infringía cada día.

Además, el pasado fin de semana, la policía local interponía 7 denuncias a diferentes locales por distintas infracciones administrativas.





Cerrando Bares…

16 02 2009

Movidito ha sido el fin de semana en cuanto a cierres policiales de varios locales de la movida pontevedresa. Concretamente han sido 2 locales los que han sido clausurados temporalmente mientras no se resuelven los respectivos expedientes que se han abierto en ambos locales, ambos causados por la tolerancia en el consumo de drogas ilegales dentro de cada local.

En la mañana del pasado sábado, fue el “Lusco e Fusco”, situado en la calle Barón, el local que fue cerrado por la policía local entre las quejas de varios clientes además de los dueños, quienes minutos después se apresuraron a realizar las pertinentes reclamaciones y alegaciones pertinentes al cierre.

Ya en la tarde de ayer, fue el turno de “Río Latino”, situado en la calle Benito Corbal, el local antiguamente llamado “La Madrila” entre otras denominaciones. En este local se llegaron a identificar a más de 80 personas, incluso varios sin papeles y tres menores de edad. Al parecer, aquí los propios camareros del local eran quienes vendían las drogas, hecho que ha motivado que en este caso sea la policía nacional quienes se encarguen del caso.

Al parecer ambos locales no tardarán demasiado en volver a ser abiertos al público. Sin embargo me pregunto si estos dos locales son los únicos donde podría actuar la policía. Bueno, no me lo pregunto, lo afirmo, no. Cada uno que ponga el nombre que crea.





De Porteros de Discoteca

28 09 2007

El Diario de Pontevedra de hoy viernes 28 de Septiembre nos dejaba una noticia sobre una supuesta, diré supuesta porque aun no está demostrada, una supuesta agresión del portero del pub Euphoria a una chica.

El suceso acaecido el pasado sábado en el pub de la calle Don Gonzalo comenzó, siempre según la versión de la afectada, cuando esta, pidió a la camarera que le guardase una chaqueta al igual que lo estaba haciendo con todo el mundo. Tras ver que la camarera se negaba a ello, la afectada pidió el libro de reclamaciones, cosa que le sentó mal al dueño del local que inmediatamente llamó al portero he hizo que sacará a la chica. El problema fueron las malas artes utilizadas por el “portero”. Según la afectada el portero la lanzó por los aires por lo que cayó por las escaleras llegando hasta el suelo. El suceso se saldó con unas leves contusiones y unos rasguños en la chica afectada.

Tras esto la afectada se dirigió al Ambulatorio Virgen Peregrina desde donde fue derivada al Complejo de Montecelo. Al salir de allí, puso sendas denuncias ante la policía contra el portero y el dueño del local, y en consumo al local por no poseer libro de reclamaciones o por no querer ponerlo a disposición de la cliente en este caso.

Personalmente, creo que aquí hay un fallo por parte de todos los implicados. Primero por parte de la afectada, que supongo, apostaría mucho a que no debió ir con muy buenas maneras; segundo, por parte del dueño que debió entregar el libro de reclamaciones; y tercero por parte del “portero” que simplemente debió de acompañar a la afectada, no empujar a la afectada, por mucho que le ordenase su jefe.Pero este suceso no es aislado en Pontevedra. La verdad es que lo de los porteros en Pontevedra sería para un serial de los que duran meses. El principal problema es que cualquiera puede ser portero, cosa que no es correcta. Se contrata como portero a cualquier chico que sea grande y este fuerte. Se ponen anuncios en los gimnasios para contratar a los porteros. Cualquiera que sea “grande” puede ser portero.

Pero es que eso no es ser portero. Ser portero no es más que intentar que no haya problemas dentro del local, recibir a los clientes y sobretodo el de hacer sentirse seguros a los clientes. Un portero no puede ir con aires de grandeza pensando que es el que corta el bacalao en el local.

Pues aquí es lo que sucede diría que en el 99% de los locales de copas. Por ejemplo qué pontevedrés no ha entrado en Carabás?? Pues todos sabemos como hacían en la sesión de tarde-noche. Yo acabé harto y ya son algunos los años los que hace que no piso esa discoteca. Y los que me quedan…

Y mejor no hablar de los demás pubs que hay por ahí sueltos por la zona vieja pontevedresa.

Lo mismo, sino más, sucede en los restantes pubs de la ciudad que se dedican casi, casi, a tratar bien a los “parroquianos” que no faltan a la cita cada semana en el pub que sea, sin embargo a los que se dejan caer de casualidad, pues su trato es muchísimo peor. Incluso hay veces que ni eso sucede.

Por eso una regulación sobre porteros en los pubs no estaría nada mal, incluso obligando a que fueran guardas de seguridad, ya que esos tienen una preparación que les serviría para poder hacer frente a situaciones como la ocurrida el pasado sábado.