Que Pase el Segundo…

23 05 2010

Ni un estadio de primera división, ni 20.000 ovetenses en sus gradas, ni 11 jugadores carballones en el campo, ni un impresentable trencilla pitando descaradamente en contra de los visitantes pudieron con las ganas y el coraje de los primero 11, después 10 y finalmente 9 gladiadores granates.

Faltaban poco más de 5 minutos cuando un pelotazo del gran portero granate, Orlando Quintana, llegó al pecho del delantero centro visitante Igor de Souza, con una fantástica acción bajó la pelota, la controló y después de dos increíbles recortes tocó la pelota con su pierna zurda para colarla cerca del palo izquierdo de la portería local, desatando el delirio de todos los granates, tanto los desplazados en el propio Carlos Tartiere, como todo los que nos quedamos en la ciudad del Lérez. Una auténtica obra de arte certificaba la clasificación granate para la siguiente fase de la fase de ascenso a la segunda división B.

Próxima estación Alcorcón. No será la última.

Anuncios