De Porteros de Discoteca y Agresiones…

14 12 2010

Entre los jóvenes de Pontevedra hay una noticia que hoy mismo ha corrido como la pólvora por todo tipo de redes sociales y periódicos locales. Se trata de la agresión sufrida por un joven pontevedrés sobre las 5 de la mañana del pasado domingo a cargo de uno de los gorilas, nunca mejor dicho, que custodian la entrada de la discoteca “Carabás”.

Resulta que cuando este joven, como tantos y tantos otros pontevedreses, intentó entrar en la susodicha discoteca y uno de los porteros, ahora también llamados “controladores de acceso”, le impidió la entrada alegando que el calzado que llevaba el joven no era el adecuado para entrar en el local. Hasta ahí todo bien. Sin embargo, al joven no le pareció del todo bien, por lo que preguntó a los porteros la razón por la cual otros jóvenes sí estaban entrando en el local con un calzado similar al suyo, el cual no había sido aceptado anteriormente. El joven entonces sacó su teléfono móvil y comenzó a grabar cómo otras personas accedían a la discoteca con un calzado parecido al suyo. Tras una pequeña discusión sobre si en la grabación podían o no podían salir las caras de los “controladores de acceso” uno de estos respondió con una agresión en forma de bofetada al joven causándole una fractura en la mandíbula y la rotura de una muela. Tras dicho suceso no pudo suceder otra cosa que la aparición de la policía para tomar nota de lo allí ocurrido y llamar a una ambulancia para trasladar al joven al hospital de Montecelo, desde donde fue trasladado a Povisa en Vigo.

El caso es que esta no es la primera vez que ocurre algo similar en Pontevedra, incluso ni en esta discoteca, aunque también hay que decir que hace tiempo que no sucedía nada tan deleznable como el hecho anteriormente relatado. Si no me falla la memoria incluso escribí algo sobre la última vez que sucedió una agresión de este tipo en Pontevedra.

Desde hace ya muchos años no soy cliente de Carabás. La razón la puedo justificar con cosas como esta. Recuerdo mis años de colegio e instituto, cuando todavía acudía a este local. Los chavales éramos tratados como ganado. Cuantas y cuantas veces hicimos cola aunque era algo mas parecido a una montonera para a veces llegar a la entrada y el tipo que ejercía de portero te dijese alguna sobrada y te mandase para casa de nuevo. Soy asiduo de muchos pubs con controlador de acceso, incluso soy amigo personal de alguno de estos. El trato que se le pide no es mucho más que un poco de educación, un saludo y si puede que te abra la puerta. Pero es que hay que distinguir entre gente que sabe de qué va esto y personajes que por ser porteros se creen que manejan todo el cotarro. La verdad es que entre los porteros de esta discoteca siempre me ha dado la impresión de que hay más de estos últimos que de los verdaderos controladores de acceso.

Anuncios




Grave Altercado en el Campillo

30 10 2007

El pasado sábado se produjo un desagradable incidente en el Campillo de Santa María, lugar en el cual los jóvenes de Pontevedra se reúnen para hacer el botellón.

El suceso tuvo lugar en torno a las 2.45 horas de la madrugada del domingo. Parece ser que comenzó con un roce o unos pequeños empujones tras los cuales se produjo una pequeña discusión, la cual finalizó con una pelea entre varios jóvenes.

La pelea se saldó con un herido grave y varios leves. El herido grave fue trasladado en primera instancia al Ambulatorio Virgen Peregrina, en el cual le diagnosticaron un fuerte impacto en el ojo derecho, lo que puede llegar a ocasionar la pérdida de la visión de este ojo al afectado, pese a los intentos que los doctores han realizado, incluyendo varias operaciones.

Según han relatado varios testigos de lo ocurrido el golpe en el ojo se produjo ya que uno de los participantes en la pelea le rompió un vaso de cristal en la cabeza al afectado. La versión de una de las implicadas directamente en el altercado es mucho más clara. Según la prima del afectado, este mismo junto con dos chicas llegó a una de las entradas al Campillo sobre las 2.30 horas, tras llegar de una cena, momento en el cual fue avisado de que los amigos por los que esperaban estaban involucrados en una pelea. Tras esto el joven acudió en la ayuda de sus amigos y se involucró en el altercado, con los resultados ya conocidos. Esta versión es la más probable ya que los doctores que atendieron al herido declararon que este no se encontraba bajo los efectos del alcohol ni las drogas en el momento de su ingreso.

La policía procedió a la detención del presunto autor de la agresión y a uno de sus cómplices, un sudamericano de 17 años y un pontevedrés de 15 años respectivamente. Los dos agresores ya han sido puestos a disposición de la fiscalía de menores y han sido internados en un centro de menores. De todas formas no se descartan más detenciones en los próximos días, según la policía hay unos 10 jóvenes identificados participantes en el altercado en mayor o menos medida.

Desde mi posición quiero dar todo mi apoyo a Alberto el joven afectado, vecino de Salcedo y de 23 años. Ya que el defender a unos amigos le va a costar un ojo. Por otra parte, decir que a ver si de una vez por todas se toman las medidas necesarias para el botellón en la ciudad, que no son el traslado a otro lugar, sino que son el de su vigilancia, cuidado y seguridad de los que allí se reúnen. Aunque yo ya me conozco esto, durante los próximos dos meses habrá un incremento del número de policías en el Campillo pero con el tiempo volverá a lo de siempre, o sea, el cero patatero. De la misma forma no voy a realizar demagogia barata y comentar nada sobre la nacionalidad del agresor, cosa que se podría hacer.