Decepcionante

5 08 2008

Si la tarde de la primera de feria se ha podido calificar como memorable, con un soberbio José Tomás, un destacado Sebastián Castella y unos astados más que aceptables, la tarde del pasado domingo en San Roque ha sido decepcionante.

El cartel contaba con 3 de los mejores toreros de la actualidad como Enrique Ponce, Manuel Jesús “El Cid” y Sebastián Castella, que repetía tarde por segundo día consecutivo. La ganadería, a priori, era aceptable y los graderíos estaban prácticamente completos. Con este panorama comenzó una tarde prometedora.

El maestro de Chiva, Enrique Ponce, fue el primero en saltar al ruedo. Su primer toro fue el mejor de la tarde, muy manejable. Ponce puso todo de su parte. Notable la faena de muleta, donde supo darle el espacio y el tiempo necesario al astado. De las mejores del valenciano en Pontevedra. Todo ello le valió para obtener una oreja como premio.

En su primer toro, el sevillano Manuel Jesús “El Cid” consiguió una aceptable faena de muleta que por desgracia se quedó sin mayor premio que una merecida ovación debido al fallo con el acero. Sin embargo es destacable la perfecta ejecución del descabello por parte del sevillano.

Sebastián Castella comenzó su segunda tarde seguida en Pontevedra con muchas ganas. En su primer toro, el francés desplegó todo su toreo en una notable faena que según el presidente no se mereció más que una oreja. Notable el comienzo de faena  toreando sentado en las tablas.

El cuarto de la tarde, segundo de Ponce, fue también una faena aceptable, pero para la cual el toro no ayudó demasiado, teniendo el de Chiva que tirar mucho de sus recursos que no son pocos. El fallo en el último momento con el acero, por culpa de una “aficionada” que le pedía que matase bien por su hija, hizo que no consiguiese un triunfo todavía mayor en Pontevedra.

El Cid saltó a por todas en su segundo toro. El sevillano fue directo a por las 2 orejas, sin embargo, el toro que otra vez tampoco ayudó mucho, sufrió un volteo lo que dejó al sevillano con una discreta actuación. A pesar de ello, tras fallar en su primer intento con la espada, la segunda estocada que le propinó al toro fue tan mortal que a penas en 10 segundo el morlaco cayó al suelo. Una oreja fue el premio por esta extraordinaria estocada.

Para acabar la tarde, Castella, con el peor toro de la tarde, intentó sacar algo, poco pudo, pero lo que sacó fue aceptable. Si no llega a fallar con la espada hubiera conseguido su segundo triunfo consecutivo.

En definitiva, el bajo nivel de los astados de Alcurrucén hizo que los triunfos se resistieran. Aunque no estuvo mal la tarde, la falta de una faena y un triunfo de mucho nivel que conectase con el público, como lo visto en la tarde anterior, hizo que los aficionados salieran de la plaza con un sabor agridulce más cercano a la decepción que otra cosa.

Esperemos que la cosa mejore el próximo fin de semana.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: